La primera edición de la entonces nombrada “Gran Feria Potosina”, se realizó del 23 de agosto al 6 de septiembre de 1942. En aquellos días pocos imaginarían que esa feria regional significaría el inicio de una gran historia. San Luis Potosí representaba, igual que hoy, el centro neurálgico de las comunicaciones en todo el país, así que, tanto en atención a la palpable vitalidad que se presentaba en todos los órdenes de su vida social, así como a la necesidad de que se unificara la República Mexicana; el Gobierno del Estado y el entonces H. Consejo, presididos por el C. Coronel Ramón Jiménez Delgado, Gobernador provisional del estado, así como el C. Alfonso Viramontes Jr., y teniendo como escenarios principales la Alameda Juan Sarabia, la Monumental Plaza de Toros “El Paseo” y el jardín Hidalgo, decidieron llevar a cabo durante 15 días las primeras exposiciones comerciales, agrícolas y ganaderas, así como una serie de competencias deportivas, mismas que se constituyeron en la primera serie de eventos de la Gran Feria Potosina.

Hoy, a más de 60 años de que fuera inaugurada esta primera Gran Feria, un ya lejano 23 de agosto de 1942, podemos mirar al pasado con orgullo, y con la firme convicción de que la Feria Nacional Potosina se ha consolidado como una de las mejores en el país. Nuestra feria, es planeada, difundida y administrada por un Patronado formado por un Comité Directivo integrado por una mayoría ciudadana, y una Comisión de Evaluación y Vigilancia conformada por los titulares de las Secretarias General de Gobierno, de Finanzas, de Desarrollo Económico, de Turismo, el Oficial Mayor, y el Contralor General del Estado, contando además con subcomités de apoyo para una mejor organización de FENAPO en áreas como industria, comercio y servicios, agricultura y ganadería, espectáculos y actividades recreativas, gastronómica, cultura y deportes.